La enuresis es la emisión constante de orina y su incapacidad para controlar la micción. En este sentido, la enuresis primaria se da cuando el niño no ha podido, en ningún momento de su vida, dominar la incontinencia urinaria. Este trastorno es considerado como tal, luego que los niños superan los 5 años de edad, siendo más común en varones que en hembras.

La enuresis primaria se percibe como un retraso en la maduración del sistema nervioso. A los 5 años de edad, aproximadamente el 16% de los niños moja la cama al menos una vez al mes. Los niños tienen el doble de probabilidades que las niñas de mojar la cama.

La Enuresis Primaria y la Edad

A los 6 años de edad, solo alrededor del 13% de los infantes moja la cama, la gran mayoría son niños. El porcentaje de todos los niños que mojan la cama continúa disminuyendo en un 30% cada año después de los 5 años de edad. El principal factor de riesgo para desarrollar la enuresis primaria es tener un padre o una madre que también haya tenido enuresis.

Esta enfermedad solo puede ser diagnosticada por un especialista, quien determinará por la frecuencia de las micciones involuntarias si se padece de enuresis primaria. La cantidad de veces que se produce la incontinencia debe ser mayor a dos veces en un mes. Y esta pérdida de orina tiene que darse durante un período no menor a tres meses.

Enuresis Primaria

En este sentido, la enuresis primaria diurna, es el padecimiento que consiste en la incontinencia urinaria permanente, durante las horas de vigilia. Pese a la percepción que las personas puedan tener, es estadísticamente más común que la nocturna. La enuresis no sólo afecta a los niños menores a 8 años, sino también a los adultos en un pequeño porcentaje.

Enuresis Primaria Monosintomática

La enuresis primaria monosintomática se presenta en niños con más de 5 años de edad, que sólo muestran incontinencia de la orina involuntaria. Esta incapacidad para controlar y mantener la orina, es considerada como trastorno cuando se presenta por más de 6 meses continuos, sin ninguna otra sintomatología asociada. Esta patología es también conocida como “cama mojada”, y tiene gran importancia a nivel familiar, por lo que requiere asesoramiento psicológico.

Causas de la Enuresis Primaria

Los padres a veces creen que la enuresis primaria de sus hijos es emocional. No existe literatura médica o científica para apoyar esta impresión. 

Sin embargo, existe evidencia de que los niños con » respiración con trastornos del sueño » (que van desde roncar hasta apnea del sueño ) tienen un mayor riesgo de desarrollar enuresis primaria. 

Hay algunos estudios que sugieren que algunos niños con hipertrofia adenotonsilar sintomática y enuresis pueden beneficiarse de la extirpación quirúrgica de las amígdalas y las adenoides (adenoamigdalectomía) como tratamiento. Pero se necesita más investigación en esta área.

En todo caso, con el objetivo de ofrecer una perspectiva más o menos resumida y con la salvedad anteriormente señalada, la enuresis primaria puede ser causada por :

  • Los factores genéticos y hereditarios, pues los pacientes pueden tener una predisposición a padecer esta condición.
  • Situaciones estresantes permanentes, como mudanzas constantes, divorcio de los padres, abusos, etcétera.
  • Vejiga de tamaño pequeño, por lo que tiene poca capacidad para contener la orina.
  • Defectos en el sistema urinario a nivel estructural, o problemas con el sistema nervioso central, que impiden el control de los esfínteres.

Tratamiento para la Enuresis Primaria

La «cura» para la enuresis primaria es el del tiempo. Sin embargo, dado que muchos padres e hijos están frustrados con este proboema, ya que comienza a interferir con la autoestima o los eventos sociales (por ejemplo, noches fuera de casa, asistencia al campamento, etc.), el mejor enfoque es el paso a paso del paciente.

Afortunadamente, los tratamientos exitoso son más que los que no lo son. Siempre se deben discutir las opciones de tratamiento con el médico de niño, ya que es importante diferenciar entre enuresis primaria y secundaria antes de comenzar tratamientos específicos.

También es importante recordar que los niños se desarrollan a ritmos diferentes y que la enuresis primaria puede ser una etapa normal de desarrollo. El entrenamiento de un niño para ir al baño  requiere una paciencia especial.

Si bien la mayoría de los niños están completamente entrenados para ir al baño entre los 3 y 4 años de edad, muchos no permanecerán secos durante la noche, a pesar de que pueden hacerlo durante el día.

La tranquilidad y el estímulo a menudo funcionarán a tiempo, pero para algunos niños, hay pasos que se pueden tomar para abordar los problemas.

Para realizar un tratamiento exitoso, debe cubrir las siguientes aristas: por un lado, enfocarse en la modificación de la conducta, la psicoterapia, ejercicios de fortalecimiento y complementar con fármacos especializados.

Tratamiento de la Conducta en la Enuresis Primaria

  • Aplicación de horarios y calendarios, a fin de ir entrenado al paciente para el control de esfínteres.
  • Fomente la micción antes de acostarse y restrinja la ingesta de líquidos antes de acostarse.
  • Los ejercicios de estiramiento de la vejiga tienen como objetivo aumentar el volumen de la vejiga y aumentar los períodos entre las micciones diurnas.
  • Alarmas de enuresis: generalmente están reservadas para niños mayores en edad escolar. Hay alarmas comerciales que están disponibles en la mayoría de las farmacias. Cuando el dispositivo detecta orina, la alarma suena y despierta al niño para que pueda usar el baño. La tasa de curación es variable.

Tratamiento Farmacológico en la Enuresis Primaria

En cuanto a lo farmacológico, el tratamiento más utilizado es la desmopresina. Esta hormona antidiurética  coadyuva al control de las micciones, pues permite la reabsorción de los líquidos del organismo.

Cabe destacar que ningún tratamiento es 100% eficaz para la enuresis en general, por lo que es clave combinarlos.